compartir en:

Una vez más se registró un caso que deja sin palabras a más de uno, y es que esta vez una adolescente en Brasil, torturó y asesinó a su hermano de cinco años como parte de un ritual satánico.

De acuerdo con versiones oficiales, el pasado jueves por la noche la madre de Karina Roque, de 18 años, halló el cuerpo de su hijo Mayon Roque, mutilado en el piso y rodeado de varias velas.

Lo sorprendente de este caso es que Karina, confesó haber matado a su hermano y haberse comido el pene del menor.

La madre de la víctima relató que su hija era tranquila, no tenía problemas y cuidaba a su hermano, pero que ese día salió de comprar y al regresar al hogar noto que la puerta principal estaba cerrada y la adolescente no la dejaba ingresar, por eso que pidió ayuda con otros familiares para romper la puerta.

Al descubrir el crimen, Karina trató de escapar, pero su tío y otros familiares intentaron detenerla.

“Su tío fue golpeado y herido por una piedra y mordió al perro de la familia que la atacó mientras estaba siendo perseguida por familiares”, declaró el detective Anderson Góes.

Asimismo, reportes detallaron que el cadáver contaba con lesiones graves, Roque había sido decapitado y tenía heridas de cuchillo en sus muñecas, ambos globos oculares habían sido perforados y los pies habían sido quemados.

Más tarde, Karina admitió que llevó a su hermano a su habitación diciéndole que iban a jugar y luego lo asfixió con una almohada.

De igual modo, en la escena del crimen se encontró un teléfono celular quemado, una tarjeta de memoria, una navaja y una pequeña cantidad de marihuana.

“Creemos que el teléfono celular pertenece a la sospechosa y fue dañado deliberadamente por ella para, posiblemente, destruir cualquier evidencia de contactos en línea”, explicó el detective Goes.

Debido a los objetos encontrados, se investigará si la joven estaba en contacto con alguien durante el asesinato.

Hasta el momento, la agresora esta acusada de asesinato del menor y del intento de asesinato de su tío, por lo que actualmente se encuentra en aislamiento en una celda de la prisión de mujeres de Votorantim, en Sao Paulo.