compartir en:

Lo que parecía ser una compra saludable en un Mc Donald’s, termino siendo la peor experiencia para un joven de Carolina del Sur.

De acuerdo con medios, Parrish Brown, de 24 años, fue a una sucursal de comida rápida, estando ahí pidió un té helado con azúcar y limón extra, el cual se llevó a su oficina.

Al llegar a su trabajo comenzó a tomarse el té, al darle el primer trago notó algo extraño en el sabor, pero no le dio importancia porque tenía mucha sed.

Después de un rato Brown comenzó a sentirse mal. Así que decidió abrir el vaso y notó que había tres bolsitas de mariguana.

“Estaba en el trabajo, drogado y en pánico, así que llamé a mi papá. No quería meterme en problemas por esto”, narró el chico.

Brown siguió el consejo de su padre y denunció lo ocurrido a las autoridades locales, quienes ya iniciaron una investigación para determinar cómo terminaron los sobres en su vaso.