compartir en:

Luego de darse a conocer algunos casos donde hombre y mujeres estadounidenses son detenidos por “ayudar” a inmigrantes en la frontera, se dio a conocer que no es delito dejarles agua y comida.

Esta noticia se dio a conocer tras ser exoneradas cuatro mujeres que colaboran como voluntarias con la organización No More Deaths, y quienes en 2017 fueron arrestadas y acusadas por ingresar sin permiso a la reserva nacional de Cabeza Prieta, en Arizona, y dejar galones de agua y comida enlatada en el lugar.

De acuerdo con un tribunal federal, dictaminó esta semana que Natalie Hoffman, Oona Holcomb, Madeline Huse y Zaachila Orozco-McCormick, no violaron la ley y que sus acciones eran en el ejercicio de sus creencias religiosas.

Rosemary Márquez, jueza del Tribunal de Distrito de Arizona, indicó que las mujeres no cometieron delito ya que sus acciones fueron en el ejercicio de su religión y protegidas por la Ley de Libertad Religiosa, por lo que revocó las sentencias que les habían impuesto.

“El tribunal considera que las demandadas demostraron que su enjuiciamiento por esta conducta ataca sustancialmente el ejercicio sincero de sus creencias religiosas sinceras”, refiere el fallo judicial.

El mes pasado las activistas que pertenecen a la congregación de la Unitarian Universalist Church of Tuscan, habían sido sentenciadas a pagar multas y sujetas a supervisión de las autoridades durante cierto tiempo de libertad condicional (probation).