compartir en:

Por: Lorena Rivera

Nacido en Tepic, Nayarit, Julio César Ramírez es un joven mexicano que siempre supera los obstáculos que se le interponen; cuando solo tenía 13 años se mudó a la ciudad de Nueva York.

Han pasado 15 años de aprendizajes, experiencias, derrotas y victorias, todas con una lección aprendida. En entrevista con Diario de México Edición USA, el también cocinero nos platica sobre su estadía en la ciudad que nunca duerme. Siendo un adolescente, sus primos que residían en Estados Unidos dijeron que lo llevarían a vivir con ellos, situación que se repetía en diversas ocasiones pero nunca ocurría.

Fue hasta el año 2003 que recibió una llamada que cambió su vida: “Alístate, porque te vamos a traer”.

Llegada a la ciudad “Después de bajarme de ese avión, a las 5 de la tarde del 15 de abril de 2003, me recibió mi primo y no se me olvida la pregunta: ¿Quieres llegar a la casa o quie¬res irte a trabajar? Le dije ‘Quiero ir a trabajar, así que vamos’. A la hora con 10 minutos ya estaba trabajan¬do”, recuerda de su llegada a la Gran Manzana.

Al salir del trabajo, César se quedaba en el departamento que tenían sus primos en la ciudad. Al cabo de dos meses de esfuerzo y largas jornadas en su empleo, juntó el dinero que gastaron sus familiares en llevarlo a Estados Unidos y se los regresó.

Sus empleos

Los primeros años de estancia trabajó en un supermercado, en el transcurso del 2007 se integró al mundo de la cocina trabajando para diferentes compañías. “Me mandaron llamar de otro lugar para un puesto mejor que el que tenía, pero ahí ya no tenía nada que ver con comida”, dijo sobre un empleo que tuvo del 2008 al 2011. Más tarde, el mexicano continuó trabajando en restaurantes. Actualmente labora en un supermercado por las mañanas, por las tardes en un restaurant bar. “En mi primer trabajo entro a las 7 de la mañana y salgo a las 3 de la tarde, son 8 horas por 5 días, 6 a veces. En el de noche trabajo de las 4 de la tarde a las 12 de la noche, yo soy el cocinero aquí”. Con base en su experiencia en la cocina, la pancita o menudo es uno de los platillos que más le aplauden a César. A mí me gusta experimentar en la cocina.

Una mala experiencia

Llegó al país sin tener amigos, por lo tanto, al ingresar al trabajo conoció personas con las que empezó a torcer su camino y perdió el enfoque, desperdiciando el dinero que con tanto esfuerzo ganaba. Ante la situación, el joven decidió no quedarse estancado y buscó la manera de salir adelante: “Me empecé a dar cuenta de mi situación cuando falleció mi papá en México y yo no tenía dinero para ir a verlo”.

El ahora residente de Nueva York nos habla de su esposa como una de las personas que más lo motivó para salir adelante: “Cuando estás enamorado, cuando realmente quieres una relación seria con alguien, haces todo lo posible por dejar lo malo”, recuerda con nostalgia, pues pronto se cumplirán tres años de no verla, ya que ella tuvo que volver a México.

Página de empleos

Tras perder su empleo, se percató de que cada vez que iba a una agencia debía pagar una cuota, la cual no podía realizar. Esta situación lo llevó a crear un grupo en una red social, “Empleos de Nueva York”, en donde ayuda a miles a conseguir trabajo, de forma gratuita.

“Voy a tratar de hacer un grupo en donde voy a ayudar a la gente a conseguir algún empleo y sin la necesidad de que alguien esté ganando. Al principio, el grupo no tenía mucha interacción, pero a raíz de ver un anuncio en donde se solicitaba una persona para hacer entregas, tomé una fotografía y la subí ahí, eso fue la llave para que el grupo empezara a dar sus frutos, ya tenemos cerca de 35 mil miembros”, comentó. “Soy de la idea de que si tú vas a ayudar a conseguir empleo, no tendrías que cobrárselo”, indicó.

Latinos en EU

A lo largo de su estadía en el país, ha conocido a mucha gente latina, uno de ellos su compañero de departamento, quien es originario de la Ciudad de México. “Él me regaña, me jala las orejas. Muchas veces acá en los Estados Unidos son más familia las personas que tú conoces, tus amigos, que las personas que son tu verdadera familia”, dice Julio César.

Las políticas de Trump

Sobre las políticas implementadas por el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, César cree que se le debería de dar una oportunidad a la gente que llegó al país y reside ahí.

“Nosotros pagamos nuestros impuestos, queremos estar bien con el país, hacemos el mejor esfuerzo por proporcionar algún número, pagar nuestros impuestos”.

Mensaje a los migrantes

“No dejen que las malas amistades los lleven a la ruina, siempre va a haber una persona que te incite. Échenle ganas, para eso venimos a Estados Unidos, para su¬perarnos y no a tirar el dinero en otras cosas”.

La meta de 2018 de Julio César es regresar a su país, “Quiero regresar, abrazar a mi madre y estar con mi esposa. Mi meta este año es regresar a mi país, abrazar a mi madre y estar con mi esposa”.

Imágenes: Cortesía Julio César Ramírez