compartir en:

Bien dicen que el karma existe y el mejor ejemplo es este delincuente que en su intento de tratar de huir tras perpetrar un robo, terminó cayendo de una azotea y recibiendo palazos por parte de los vecinos.

Esto ocurrió en las calles Benito Juárez y Tonaltecas, en el municipio de Tonalá, Jalisco, cuando el ladrón evitaba ser capturado por los policías, ratero bajó del vehículo, subió a la azotea de un templo y amenazó con lanzarse al vacío, pero terminó colgado como piñata al son de “dale, dale, dale”

El sujeto, había robado con violencia una camioneta Ford Ranger 1995 roja, que además tenia a una niña menor de cinco años en su interior.

La persecución inició en las calles Benito Juárez y Tonaltecas y concluyó en un templo que se ubica en el cruce de Alberca y Juárez.

En ese momento la menor fue puesta a salvo, pero el ladrón al verse acorralado por los elementos, subió a la parte superior del inmueble y ahí permaneció por un lapso considerable.

Tras la amenaza de lanzarse al vacío, vecinos lo amarraron de un pie para intentar ponerlo a salvo, pero en ese instante resbaló y quedó colgando de cabeza “como una piñata”.

En el lugar, ante el alboroto, ya se encontraba un número considerable de personas y curiosos que se acercaron a ver la escena.

Finalmente, el sujeto fue resguardado por las autoridades para determinar su situación legal.

No