compartir en:

El pasado miércoles los legisladores de Nueva York han votado para extender el apoyo financiero estatal que se les da a los llamados dreamers, misma media que ha sido bloqueada por los republicanos durante mucho tiempo.

El llamado Dream Act asegurará que los niños de Nueva York tengan el mismo acceso a préstamos estatales sin importar su estatus migratorio.

Para ser elegible, una persona debe tener un diploma de escuela secundaria de Nueva York o el equivalente o cumplir con los requisitos para la matrícula estatal.

Hay que hacer mención que California, Texas y otros cuatro estados más ya cuentan con una legislación similar, se calcula que en Nueva York cueste 27 mdd al año.

Esta ley contemparía una comisión estatal y un fondo económico para atraer inversión de empresas privadas para el financiamiento de becas. 

Este proyecto de ley ya fue aprobado por el Senado y el gobernador Andrew Cuomo apoyó la medida y señaló que espera que muy pronto quedé aprobada en su totalidad la legislación.

"Los dreamers están aquí. Son neoyorquinos", dijo la asambleísta Carmen De La Rosa, una demócrata de Manhattan que patrocinó el proyecto de ley. "A los soñadores les digo esto: hoy hacemos esto por ustedes. La puerta de la educación superior está abierta para todos".


Los republicanos, tanto en el Senado como en la Asamblea, argumentaron que el Dream Act era injusto para los contribuyentes e inmigrantes que llegaron legalmente y que las personas que ingresaron al país ilegalmente no deberían recibir el mismo nivel de apoyo estatal.