compartir en:

Como es costumbre, todas las mañanas en el transporte público se pueden vivir un sinfín de experiencias, ya sean buenas o malas, pero lo sucedido este miércoles no tuvo comparación.

Todo inició poco después de las 08:30 horas cuando varios usuarios del metro comenzaron a quejarse por la suspensión del servicio que se dio debido a problemas consecutivos con la línea que va desde Flushing a Hudson Yards. 

Ante las quejas, cerca de las 8:46, la MTA tuiteó que se había registrado un tren con problemas mecánicos cerca de Grand Central-42 St. Lo cual provocó que el servicio se detuviera en ambas direcciones. 

Por si fuera poco, a las 09:12 horas el servicio expreso se había reanudado, pero luego apareció un informe de humo en 33 St-Rawson St., lo que agregó más confusión.

Una mujer que se encontraba en el lugar declaró que subió a Woodside alrededor de las 08:30 horas, pero al notar la demora ella y otros pasajeros con destino a Manhattan salieron de la estación de Hunters Point Avenue y tomaron un tren en la dirección opuesta de regreso a la corte Cuadrado, donde podrían transferir a líneas E / G / M. 

“Cuando estaba tratando de llegar al tren M, solo había un mar de personas tratando de llegar a ese corredor".

Casi una hora y media después de salir de casa, la mujer finalmente llegó a su trabajo en el Bajo Manhattan a las 9:50 horas. 

Asimismo, en Twitter usuarios condenaron los hechos por la inseguridad que se generaba.

" Hacinamiento inseguro. Gracias @NYCTSubway @andrewcuomo @NYCMayor ".