compartir en:

Una mujer de 28 años fue acusada de asesinato en contra de su propia hija a quien propinó al menos unas 15 puñaladas en el cuerpo, pues ella pensaba que la niña tenía sexo con hombres porque “sonreía de manera diferente” como si hubiera estado con un hombre, aseguró.

La situación tuvo lugar en una comunidad hispana de Orlando este domingo 10 de marzo.

De acuerdo con la declaración de Rosa Alcides Rivera, decidió terminar con la vida de su pequeña hija de 11 años para que ya no tuviera que lidiar con el sexo.

La tragedia habría tenido lugar en el domicilio que ambas compartían, donde Rivera acusó a su actual pareja de tener relaciones con la pequeña, algo que la niña ya había negado rotundamente.

Luego de apuñalarla, la llevó al hospital Winnie Palmer, pero lamentablemente la niña de 11 años no sobrevivió.

Oficiales detuvieron a la responsable, quien ya había atentado contra su vida con cortes de cuchillo en las muñecas.