compartir en:

La Caravana de Madres Centroamericanas, junto al Movimiento Migrante Mesoamericano, visitaron el municipio de  Huixtla,  Chiapas,  con  el  fin  de interactuar con las personas de la zona en búsqueda  del  paradero de  sus  hijos  o  hijas  que  han  desaparecido  en  México, durante su trayecto hacia Estados Unidos.

De   acuerdo   con   Martha   Sánchez  Soler,  organizadora  del  Movimiento  Migrante,  Huixtla  se  ha  convertido   en   un   lugar   emblemático para la problemática de la migración, debido a que existe un retén  migratorio  que  obliga  a  los  migrantes  a  dispersarse  por  varios  lugares  de  la  zona,  son  agredidos,   asaltados   o   mutilados.  A pesar  de  esta  situación,  Sánchez  Soler afirma que en este lugar han encontrado migrantes que no habían  tenido  contacto  con  sus  familiares en mucho tiempo

Un  grupo  conformado  por  10  madres  acudieron  a  la  “zona  de  tolerancia”, entraron a los  bares y casas de trabajo sexual, para buscar  a  sus  hijos,  no  descartan  que  se dediquen a la prostitución para subsistir  o  que  en  su  tránsito  por  México   hayan   sido   víctimas   de  trata,  especialmente  en  este  municipio  chiapaneco,  posicionado  en el tercer lugar estatal en cuanto a número de casos.

En  tanto,  otro  grupo  acudió  al Centro   de   Readaptación   Social  (Cereso)  número 3  de Tapachula, con el propósito de mostrar fotografías de sus hijos a los internos.

También revisaron  las  lista  de  los  centroamericanos  que  están  detenidos en ese penal para conocer si no había alguno de los desaparecidos.

Otro  grupo  más  se  movilizó  a  la  comunidad  de  Puerto  Madero  para  colocar  una  exposición  de  fotografías  en  la  plaza  principal  de ese lugar.