compartir en:

La magia de la Navidad, es tan importante y llena de emociones que hasta la misma pareja presidencial no pudo ocultar sus sentimientos al respecto.

Y es que luego de que el pasado miércoles se cumpliera la tradición del encendido del árbol navideño en la Casa Blanca, Melania Trump no pudo ocultar las lágrimas al ver el espectáculo navideño.

La emotividad de Melania llegó incluso al presidente Donald Trump, quién como pocas veces se vio caballeroso con la primera dama e incluso le cedió el honor de encender el interruptor de las luces para el encendido.

Las lágrimas de Melania fueron tan expresivas que prácticamente todos se contagiaron de su sentimiento, incluso el mismo Donald tuvo que sacar un pañuelo para limpiar su ojo.

Durante su discurso el presidente Trump dedicó su discurso a los afectados por los incendios forestales y los huracanes que han azotado al país recientemente.