compartir en:

Autoridades estadounidenses detuvieron a una pareja que había dejado que su pequeño hijo falleciera, al negarle los alimentos.

Ashley Elizabeth Catron y Frederick Anthony Frink, pasarán el resto de sus vidas en prisión al ser responsables de la muerte por inanición de un menor de tres años.

Se reveló que la pareja tiene otro hijo pequeó, a quien también habían mantenido en pésimas condiciones.

Al ingresar a la vivienda, se hallaron manchas de sangre, heces y orina en las camas de los niños.

Las víctimas son Hendrix Frink, de 3 años, muerto pesando solo 5.9 kilos, mientras que su hermano de 4 años sobrevive con un peso de 6.8 kilos.

Presuntamente, el matrimonio había intentado alimentar a los menores con suplementos alimenticios.