compartir en:

Muchas veces hemos oído hablar de la problemática que existe actualmente en la frontera entre México y Estados Unidos, donde se ha registrado un alto índice de muertes de migrantes o de agentes fronterizos, (todas estas mayormente registradas como enfrentamientos), ante estos casos se ha generado la polémica de saber quién es el bueno o el malo, por lo que a veces los acusados que logran ser detenidos van directamente a un proceso jurídico.

Un caso similar es el juicio que dio inicio el día de hoy de un inmigrante mexicano, quien es acusado del homicidio de un agente de la Patrulla Fronteriza que se encontraba fuera de servicio el pasado 3 de agosto de 2014.

Gustavo Tijerina Sandoval de 34 años se presentó este martes en una corte del condado de Cameron, en el sur de Texas, para  saber su situación legal por el asesinato a balazos contra el agente Javier Vega del condado de Willacy.

Tijerina quien es acusado junto con el mexicano Ismael Hernández Vallejo, de 43 años, inició su juicio con la selección del jurado, al parecer este proceso podría tomar varias semanas, debido a que el acusado podría enfrentar una sentencia de pena de muerte en caso de ser declarado culpable.

Hechos

De acuerdo con información difundida por autoridades, los mexicanos les dispararon al agente fronterizo y a su padre, quienes se encontraban en un viaje de pesca al noreste de Harlingen, en Willacy, mientras Tijerina y Hernández intentaban realizar un robo.

Ante las acciones que estaban realizando los acusados la familia Vega decidió intervenir para perpetuar el robo, sin embargo, cuando Vega Jr. intentó sacar su arma los hombres se acercaron y le dispararon en el pecho.

¿Justicia lenta?

A casi cuatro años del asesinato, Tijerina ha realizado audiencias judiciales, debido a que él y Hernández se encuentran en la cárcel sin derecho a fianza.

Mexicano sentenciado bajo los mismos cargos

En octubre de 2017, un indocumentado mexicano fue sentenciado a poco más de cuatro años de prisión por agredir y lesionar a un agente de la Patrulla Fronteriza que lo arrestó cerca de la comunidad de Encinal, al norte de Laredo, Texas, informó hoy la Oficina del Procurador Federal para el Sureste de Texas.

Román Sánchez Rivera, de 27 años, se había declarado culpable de la agresión el pasado 17 de febrero de 2016.

SENTENCIA

La juez Marina García Marmolejo, de la Corte Federal en Laredo, impuso este martes la sentencia de 51 meses de cárcel a Sánchez Rivera, en un fallo en el que también le ordenó pagar 21 mil 610 dólares en restitución al Departamento de Trabajo de Estados Unidos, a manera de salarios caídos del agente.

De acuerdo con las autoridades, el 1 de diciembre de 2016, Sánchez Rivera y otros inmigrantes indocumentados se toparon con varios agentes de la Patrulla Fronteriza en una zona cerca de la comunidad de Encinal.

Los indocumentados huyeron de los agentes, pero pronto fueron detenidos.

Durante el arresto, Sánchez Rivera golpeó a uno de los agentes en la cara causándole heridas.

También forzó una fuerte lucha física que resultó en lesiones graves en una de las rodillas del agente que requirió cirugía. Sánchez Rivera ha permanecido detenido desde su arresto y ahora será trasladado a una cárcel federal para cumplir el resto de su sentencia.

Fuente de la imagen: http://agencia.cuartoscuro.com/agencia/details.php?image_id=664174&mode=search