compartir en:

 Tras pasar 20 años en prisión, el mexicano Gabriel Solache Romero, cuya sentencia de pena de muerte en Illinois fue una de las 157 conmutadas por el gobernador George Ryan en 2003, enfrenta ahora la deportación, luego de que le anularon los cargos de homicidio que lo mantenían condenado a cadena perpetua.

El Centro de Información en Pena de Muerte indicó que procuradores del condado de Cook en Chicago retiraron los cargos contra Solache Romero y su coacusado, el también mexicano Arturo De León Reyes después de que el juez estatal James Obbish anulara sus sentencias tras determinar que ambos fueron coaccionados por un detective de la policía para declararse culpables.

Solache Romero, de 43 años de edad, y De León Reyes, de 45 años, pasaron 20 años encarcelados, acusados falsamente de los homicidios del matrimonio de Mariano y Jacinta Soto, cometidos durante un robo a su casa en marzo de 1998 en Bucktown, un suburbio al noroeste de Chicago, Illinois.

Ninguna evidencia física o biológica los relacionó con el homicidio que supuestamente habían cometido.

Reynaldo Guevara, un detective de la policía de Chicago, en el transcurso de tres días de interrogatorio les negó el derecho a la asistencia consular del gobierno de México.

La confesión de Solache Romero fue escrita completamente en inglés por un procurador asistente que no hablaba español. Solache Romero no hablaba ni leía el inglés y siempre sostuvo que el detective Guevara nunca le tradujo la declaración escrita antes de obligarlo a firmarla.

Tras su exoneración, la semana pasada, los dos mexicanos fueron detenidos por agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos y colocados en proceso de deportación.