compartir en:

No le tomó importancia al principio, ahora lucha por no perder las manos.

Un caso médico que sorprendió a muchos fue ele de una mujer china que contrajo una infección cuando se cortó la mano haciendo las labores del hogar.

Al principio, la señora Zhang no le tomó mucha importancia y continuó con las actividades pero más tarde se percató de que no era una simple cortada, pues la coloración de su piel comenzaba a cambiar.

La gangrena comenzó a expandirse e invadir sus dedos al grado de pasarse a la otra mano.

Los hechos tuvieron lugar en Hubei en donde tambien se compartieron imágenes de lo que estaba ocurriendo en las extremidades de la víctima.

Al consultar con un médico la mujer fue diagnosticada con una grave enfermedad bacteriana, por lo que lucha para salvarse.

No