compartir en:

Fue el pasado 4 de diciembre de 2018 cuando una mujer sin pensar en las consecuencias “castigo” a su hijo con agua hirviendo.

A casi a un año del suceso Patricia Buchan, confesó haber vertido agua hirviendo sobre un niño de 3 años en una “casa de horrores” por orinar en el piso.

La mujer de 29 años, admitió que le pidió al menor quitarse la ropa y después le vertió el agua hirviendo.

Los fiscales dijeron que el niño, que no estaba relacionado con Buchan, y debido al castigo que recibió sufrió quemaduras de segundo grado.

“Este niño vivió sus primeros tres años en una casa de horrores”, dijo el fiscal adjunto del condado Essex, Michael Morris, en un comunicado.

Actualmente, Buchan enfrenta hasta cinco años en prisión y será sentenciada el 6 de diciembre, mientras que los otros casos están pendientes.

Buchan también está acusada ​​de asalto agravado y de poner en peligro el bienestar de un menor.

No