compartir en:

La situación de una maestra al enterarse que seguirán atrasandose en su pago llegó a un límite y sufrió una crisis nerviosa que rápidamente dio de qué hablar en redes sociales.

“¡Estoy harta, ya no quiero ser maestra!”, gritó la mujer frente a un edificio de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán.

Las imágenes fueron viralizadas en redes sociales por la desesperación de la catedrática.

Empecé el 16 de octubre de 2019 como maestra. Comencé a batallar como cada año. Son 20 años sin base, sin recibir las prestaciones que todas mis amigas tienen”, dijo a un medio local.

"He aguantado, estudio, pero que me hayan quitado mi contrato para mandarme lejos y que después me digan que me van a pagar como contrato de apoyo, y que quién sabe qué va a pasar conmigo porque no tiene respuestas de las bases”, añadió.

La mujer explicó que desde octubre no le pagaban ni un centavo de lo que trabajó. La cantidad, dijo, ascendía a los 60 mil pesos.

“Es horrible. Pasan los años y yo ya no soy una chamaca. Tengo otros gastos. He tenido que trabajar de todo. He dado cursos, he trabajado en un internet, he trabajado en asesorías, de todo para completar”, denunció.

Hasta este momento las autoridades educativas de Yucatán no han emitido una respuesta oficial sobre lo ocurrido.