compartir en:

Una joven de origen francés se encuentra debatiendo entre la vida y la muerte luego de haber ingerido penicilina para aliviar una infección, pero jamás esperó que terminaría con quemaduras en todo el cuerpo.

Camille Lagier, de 29 años, acudió al médico para tratar una infección en las amígdalas y le recetaron penicilina pero su cuerpo reaccionó de manera inesperada por la condición de necrólisis epidérmica tóxica, la cual afecta a dos pacientes en un millón.

Ahora, Camille deberá enfrentarse con la realidad: el 90% de su cuerpo posee quemaduras de segundo grado, el más afectado fue su rostro, por lo que luchará en contra de las secuelas físicas y psicológicas de dicha reacción.

Los hechos ocurrieron la segunda semana de septiembre, con síntomas como ojos llorosos y manchas en la piel que la llevaron a visitar la clínica, así lo señaló la familia al Daily Mail.

Camille fue transferida a la unidad de terapia intensiva, así como a la de quemados, en donde rápidamente el personal le atendió.

También puedes ver: Detienen a niñas que pretendían matar estudiantes con cuchillos y beber su sangre en Florida

Actualmente no existen fórmulas médicas para tratar ni revertir el efecto de la necrólisis, la cual puede llevar a la persona a perder la vista e incluso a la muerte.