compartir en:

Las muestras de racismo e injusticias siguen creciendo en varias partes de Estados Unidos, un claro ejemplo es la detención de dos mujeres “estadunidenses” simplemente por hablar español.

De acuerdo con versiones oficiales las mujeres fueron detenidas por un agente de Inmigración, cuando las escucho hablar español mientras se encontraban en una tienda de Montana.

Aunque los hechos ocurrieron el pasado mes de mayo de 2018, Ana Suda y a Martha Hernández, presentaron el pasado jueves una demanda contra Inmigración en una corte federal de distrito en Great Falls por violación de la Cuarta Enmienda constitucional que prohíbe las revisiones y allanamientos irrazonables, luego de que demostraran que eran ciudadanas estadounidenses.

Agencias señalan que las dos mujeres fueron detenidas por el agente identificado como Paul O’Neal, de la CBP (por sus siglas en inglés), las interrogó por más de 40 minutos y les solicitó sus tarjetas de identificación, sin embargo, aunque ellas acataron las órdenes, no fue suficiente para el agente.

“Señora, la razón por la que le pido su identificación es porque yo vine aquí y vi que ustedes estaban hablando en español, lo cual es algo muy infrecuente en esta zona”, afirmó O’.

El defensor de las víctimas, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), Alex Rate, indicó que O’Neal las debería haber dejado ir tan pronto como ellas se identificaron como ciudadanas.

Asimismo, en la demanda Suda y Hernández piden una cantidad no especificada de dinero como compensación, por daños punitivos y una orden judicial que les impida a las autoridades fronterizas detener a nadie con base en su raza, acento o lengua.

Hasta el momento, Jason Givens, vocero de la CBP, dijo que la agencia no emite declaraciones sobre investigaciones en curso.