compartir en:

Durante las primeras horas de este año se reportó que un hombre de 63 años murió de cáncer en Seattle, dejando toda su fortuna a organizaciones de caridad que ayudan a los pobres, a niños enfermos, discapacitados y abandonados. 

De acuerdo con diversos medios locales Alan Naiman, como fue identificado el hombre era un trabajador social del estado de Washington quién durante toda su vida había trabajado en dicho sitio. 

Sin embargo, familiares y amigos mencionaron que además llegó a tener hasta tres trabajos más, pero que remendaba su ropa o compraba ropa y zapatos de segunda. 

Pero debido a que ahorro cada centavo que obtenía logro acumular una fortuna de 11 millones de dólares. 

Cantidad que fue donada a diferentes asociaciones, por ejemplo, asigno $2.5 millones de dólares para el Centro de Cuidado Interino Pediátrico, organización que atiende a bebés que nacieron de madres que abusaron de las drogas durante el embarazo y que también ayuda a los niños a abandonar su dependencia. 

Mientras que destino $900,000 dólares a la organización de cuidado de crianza y niños en acogida Treehouse, argumentando que en vida él había acogió a niños a quienes posteriormente les regalaba juguetes y artículos de primera necesidad durante mucho tiempo más. 

Sin embargo, muchas otras organizaciones se vieron grandemente benefician por el multimillonario Naiman, a quien admitieron no conocer, pero con quien estarán grandemente agradecidos. 

Mientras que algunos de sus amigos, principalmente Susan Madsen, mencionaron que la decisión de Alan de donar todo su patrimonio a estas asociaciones estaría relacionado con su pasado. 

Ya que enfatizaron que Naiman, había tenido un hermano mayor con una discapacidad de desarrollo. 

“Crecer con un hermano mayor y discapacitado cambió un poco de la manera en que veía las cosas”, argumentó Madsen. 

Imagen tomada de; https://pixabay.com/es/photos/reci%C3%A9n%20nacido/?pagi=4 

No