compartir en:

Tras la ola de calor extremo que está afectando a Nueva York, y que se tiene previsto que continúe hasta el domingo, el alcalde Bill de Blasio anuncio este viernes las medidas de emergencia que se tomarán para prevenir afectaciones en la población por las altas temperaturas.

“Estaremos expuestos a temperaturas asfixiantes, y es muy grave, debemos tomarlo en serio. Estamos haciendo todo lo posible para mantener a los neoyorquinos a salvo, y estamos limitando el uso de energía para reducir la tensión en la red eléctrica “, indicó el mandatario.

De esta manera, el día de mañana entra en vigor la declaración de “estado de emergencia”, por ello la Alcaldía ordenó a los propietarios de edificios de oficinas de 10 pisos o más, ajustar los termostatos a un promedio de 78 grados, para ahorrar energía.

En conferencia de prensa el mandatario hizo un llamado a los neoyorquinos que no tienen aire acondicionado a buscar refugio en los más de 500 centros de enfriamiento abiertos en los cinco condados. Para conocer cuál es el más cercano en su vecindario, puede llamar al 311 o visitar la página NYC Cooling Center Finder de NYC (buscador de centros de enfriamiento) en www.nyc.gov/beattheheat.

Debido a esta situación y a la demanda en aumento del consumo de electricidad para hacer funcionar los aires acondicionados, se teme que puedan presentarse nuevos apagones en la ciudad.

“El aumento de la demanda de electricidad por parte de los residentes y las empresas para hacer funcionar los aires acondicionadores y otros dispositivos de refrigeración, puede contribuir a las interrupciones del suministro eléctrico, que pueden poner en peligro la seguridad y la salud pública”, explicó el mandatario.

 

Asimismo, la Alcaldía ordenó que las piscinas públicas, que sean de tamaño olímpico, extiendan su horario de cierre hasta las 8 p.m., y lo mismo ocurrirá con el horario de las playas, cuyo cierre se extendió hasta las 7 p.m.

Además, se recomienda un consumo excesivo de agua este fin de semana, estar pendiente de vecinos o familiares de la tercera edad si tienen condiciones crónicas como diabetes o problemas cardiovasculares.

 

No