compartir en:

Este viernes 11 de enero se dio a conocer por la Policía de San Antonio, Texas, que fue localizado el cuerpo sin vida del bebé King Jay Dávila, de tan solo 8 de meses de nacido quien fue abandonado por su propio padre.

El padre del menor confesó su crimen y llevó a los policías a un campo abierto cerca del vecindario de Castle Lance a tan solo una milla de su domicilio en donde había enterrado a su propio hijo.

Christopher Dávila, de 34 años de edad fue quien organizó el secuestro de su hijo en un complot de un falso autorobo para poder encubrir su fechoría.

Dávila había informado el pasado viernes que cuando le robaron su vehículo el niño estaba abordo. 

“Creemos que la historia del secuestro fue inventada para cubrir el juego sucio que involucra al King Jay Dávila”, dijo el jefe policial William McManus la noche del lunes, según AP.

Tras la investigación del presunto robo los detectives encontraron el auto apenas unos días después en un parque ubicado cerca del domicilio del padre.

De acuerdo con las autoridades, se cree que todo fue planeado por Dávila para encubrir la muerte "accidental" de su bebé. 

El padre tendrá que enfrentar ahora los cargos por haber matado a su propio hijo, mientras continúan las investigaciones para descubrir quien o quienes encubrieron el crimen.