compartir en:

Luego de que se diera a conocer el crimen de odio por parte de un joven blanco de 21 años, donde realizó un tiroteo dentro de una tienda Walmart de El Paso, Texas, el pasado sábado, se reveló que murieron dos padres para salvar a su bebé de dos meses e hijo de un año.

Jordan y Andre Anchondo, de 25 y 24 años estaban en el supermercado realizando las compras de útiles para el nuevo ciclo escolar y decoraciones para la próxima fiesta de su hija de 6 años, al escuchar los disparos ejecutados por Patrick Crusius, con un rifle AK47, se pusieron como escudos para salvaguardar la vida de los menores.

Lamentablemente Jordan, la madre murió el mismo sábado, día del tiroteo, mientras que la muerte de Andre se confirmó el domingo.

“Andre protegió a su esposa y a su hija de 2 meses, mientras que su esposa también protegió a su hijo Paul. Lamentablemente ambas vidas fueron tomadas”, dice la descripción de petición de recursos de GoFundMe.

A través de GoFundMe, familiares de las víctimas iniciaron una campaña para recaudar recursos a favor de los niños, que ahora son huérfanos.

La pareja Anchondo, tenía tres hijos y momentos antes del día del atentado llevaron a su hija de 6 años de quien sería la fiesta a la práctica de porristas.

Asimismo, se informó que la bebé se recupera de una fractura en dos dedos, provocadas probablemente por el peso del cuerpo de su madre, mientras que el otro menor resultó ileso.