compartir en:

Los padres hicieron un trato con el arrendador, quien les permitía ocupar la vivienda a un precio muy alto: acostarse con su hija adolescente.

Los hechos

La policía de Quilmes, Argentina, detuvo a Ramona Perla de 37 años y a su pareja Julián Agripino de 65, quienes dejaban que el dueño de la casa que rentaban, Juan Bautista Rotela, violara a su hija de tan solo 15 años, las veces que él quisiera.

La pareja habitaba la vivienda desde hace ya dos años, por lo que la menor sufría en silencio; además, su padrastro Agripino también abusaba de ella en diversas ocasiones. La madre golpeaba a su hija y la sometía para evitar que denunciara lo que ocurrría dentro de la vivienda.

Denuncia

Una de las tías de la menor se enteró de la situación y acudió a la policía e interponer una denuncia. Ahora, los responsables enfrentan cargos por facilitación de prostitución.

Según una versión no oficial, la joven quedó embarazada, por lo que el padre la obligó a tener un aborto.