compartir en:

Luego de ser torturado física y emocionalmente por sus propios padres un niño de apenas ocho años tuve que ser intervenido quirúrgicamente de sus rodillas luego de haber sido obligado a arrodillarse sobre una pila de semillas de grano.

El padre del niño de nombre Sergey Kazakov, de 35 años, castigó al niño por llegar tarde a casa haciéndole arrodillar durante nueve horas seguidas sobre el grano. Las semillas quedaron incrustadas en su piel ensangrentada.

Además el niño relató que también lo tiraron de los cabellos y lo patearon mientras estaba arrodillado todo esto bajo la aprobación de la madre.

La pareja también dejó que el niño pasara hambre, no dándole nada de comer hasta por cuatro días seguidos, afirman investigadores estatales.

Esta historia salió a la luz cuando el niño huyó de la casa familiar y le suplicó a una vecina que la ayudara. Ella llamó a los médicos al ver las terribles heridas en las rodillas del niño de las que fluía  mucha sangre.

La pareja está siendo investigada por tortura, daños a la salud del niño y falta de educación adecuada del niño. Kazakov y Yumasheva enfrentan cargos e irán a juicio en Omsk.