compartir en:

Agentes del Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) no se tientan el corazón.

Y es que luego de 21 años ininterrumpidos de servicio, una panadería hispana se vio obligada a cerrar debido a un operativo de migración en San Diego, California.

Los hechos se dan a conocer a través de un reportaje de Univisión, en donde se expone la situación de Catherine Pérez, propietaria del negocio, quien también compartió en su página de Facebook que se vio forzada a cerrar debido a que ICE investigaba a algunos de sus trabajadores, quienes laboraban presuntamente sin documentos.

Catherine mencionó no saber sobre el estatus migratorio de sus colaboradores, pero ICE inició las investigaciones confirmando que solo una persona posee los permisos para trabajar en EU.

A varios de sus empleados se les acusó de cometer fraude, pues sus papeles para laborar eran falsos: “Hemos estados sujetos a una auditoría I-9 por parte de las autoridades de inmigración… ha resultado en un aviso de documentos sospechosos”, comentó la mujer.

La gran cantidad de empleados con documentación falsa fue bastante, lo que le impidió seguir con la Panadería Con Pane Rustic Breads % Café.

De acuerdo con la información expuesta por Univisión, la dueña dio aviso a sus trabajadores, siguiendo la ley AB 450, que se estableció en el 2018, en donde se pide a los patrones que exigir una orden judicial para entregar información de sus empleados a los agentes de ICE.