compartir en:

Como parte de la campaña ‘Let´s Drive NJ’ (Vamos a conducir NJ), decenas de personas salieron a las calles para exigir al gobernador Phil Murphy que se apruebe la ley de licencias de conducir a la comunidad indocumentada de Nueva Jersey.

“Por 15 años republicanos y demócratas nos han fallado en múltiples veces, pero si el pueblo se levanta, nosotros podemos ganar”, se lee en una publicación hecha en la página de Facebook Cosecha Nueva Jersey.

Doce estados y Washington, DC, permiten que inmigrantes sin estatus legal soliciten licencias de conducir. En ese sentido, Murphy dijo que Nueva Jersey se convertiría en el número trece.

“Las promesas se cumplen y las deudas se pagan. El nuevo gobernador prometió licencias y el pueblo tiene que hacerlo responsable para que esto se haga realidad”, señaló la página.

Según partidarios de ‘Let´s Drive NJ’, la ley no sólo beneficiaría a los migrantes ilegales, sino también a personas sin hogar, víctimas de violencia doméstica y de desastres naturales, es decir, a aquel sector que no tiene acceso inmediato a los documentos para obtener una licencia.

Sin embargo, quienes se oponen a dicha legislación han argumento que permitir que los residentes ilegales obtengan licencias podría comprometer la seguridad de Nueva Jersey.

Cabe destacar que si se expiden las licencias a la comunidad migrante ilegal, estás no podrán usarse con fines de identificación federal. 

¿Qué significaría para los migrantes?

Los indocumentados que conducen no cuentan con un seguro vehicular, por lo que sí están involucrados en un accidente automovilístico, posiblemente no puedan cubrir los gastos médicos y de daños.

“Las licencias no son un lujo sino una necesidad. Esto sería un paso para conseguir respeto, dignidad y protección para gente indocumentada, especialmente en este gobierno bajo Trump”, sentenció la página Cosecha Nueva Jersey.

PROMESA DE CAMPAÑA

El demócrata Phil Murphy, quien asumió este martes el cargo como gobernador de Nueva Jersey, dijo durante su campaña que trabajaría para proporcionar licencias de conducir y una identificación estatal para los migrantes indocumentados.