compartir en:

Un grupo de "polleros" intentaron cruzar a un grupo de personas hacia los Estados Unidos, abriendo un boquete en el muro fronterizo de Tijuana para después entrar con una camioneta con una docena de inmigrantes abordo.

Los hechos se registraron el pasado 20 de noviembre en la zona fronteriza de Campo, California, en el sector de San Diego, unas 50 millas al este de Tijuana.

De acuerdo con los agentes migratorios recibieron un informe de alerta alrededor de las 3:45 de la tarde, detallando que una camioneta Dodge 4500 había ingresado de manera ilegal a territorio norteamericano.

Al realizar un operativo de búsqueda, los agentes lograron detectar un vehículo similar al reportado, el cual estaba estacionado frente a una residencia privada donde un hombre intentaba abrir el portón con una cortadora de candados.

Cuando el conductor de la camioneta notó la presencia de los agentes intentó darse a la fuga 
pero tras una breve persecución se detuvo y todos los que iban a bordo se echaron a correr.

En la corretiza fueron detenidas 16 personas, incluyendo al conductor y al hombre de la cortadora de candados.

“Un vehículo que se conduce con sobrecarga de pasajeros y sin medidas de seguridad, particularmente en este terreno, ciertamente puede resultar en un accidente de volcadura con muertos y heridas de gravedad”, advirtió Douglas Harrison, jefe de la Patrulla Fronteriza en el sector de San Diego.

Para Harrison, la ruptura en la valla de metal es una muestra de la necesidad de infraestructura más resistente para el cruce de indocumentados.

No