compartir en:

Marc Lamparello, fue arrestado por policías a mediados de abril por ser sospechoso de querer incendiar la Catedral de San Patricio, y tras varios meses del suceso, autoridades informaron que no enfrentará un juicio hasta que se “cure” mentalmente.

Desde su arresto, Lamparello se encontró internado en el Bellevue Hospital donde se le estaban practicando exámenes mentales por un psiquiatra en petición de la corte.

Al realizar estos estudios, se determinó que el hombre fue encontrado incompetente.

Te puede interesar: Sujeto que intentó quemar Catedral de San Patricio tenía boleto para viajar a Italia

Tras conocer los estudios médicos, un juez de Manhattan dictaminó el día de ayer que los cargos que enfrenta Marc se suspenderán indefinidamente mientras recibe tratamiento en un centro de salud mental.

Asimismo, el New Yok Porst, informó que el culpable está actualmente encarcelado en Rikers y regresará a la corte el 16 de julio, cuando el juez ordenará formalmente que lo trasladen a un centro de salud.

Hechos

Informes señalan que el sujeto identificado como Marc Lamparello, de 37 años, de Nueva Jersey, ingresó a la iglesia alrededor de las 19:55 horas con parafernalia inflamable, cuatro galones de gasolina, líquido para encendedores y encendedores.

Lamparello, vació gasolina en el lugar, sin embargo, guardias alertaron a policías antiterroristas instalados fuera de la iglesia, oficiales siguieron al sujeto cuando salió hacia la 5ta. Avenida para ir a su camioneta por unas cosas.

Lamparello quien es un estudiante de CUNY respondió a policías que solo caminaba por el lugar porque su camioneta no tenía combustible, sin embargo, al hacer inspección resultó lo contrario.

El hombre "conocido por la policía", ya que cuenta con dos arrestos anteriores en Nueva Jersey por entrada ilegal y embriaguez pública.

De igual modo, el arrestado admitió ante la policía que había dejado los medicamentos que tomaba para la esquizofrenia y los cambios de humor bipolares.

El abogado defensor Chris DiLorenzo atribuyó la conducta de su cliente a un episodio psicótico. Los fiscales inicialmente impugnaron la conclusión de que no era apto para el juicio, pero ayer no disputaron el último hallazgo.

No