compartir en:

Este domingo autoridades de Gilroy, California, reportaron un tiroteo en el lugar en el que se celebraba el festival del ajo “Gilroy Garlic Festival”, una masacre que duró alrededor de 60 segundos.

El autor de la balacera ha sido identificado por las autoridades como Santino William Legan, quien ingresó al festival saltando una valla para evitar ser detenido en los detectores de metales.

Luego de haber ingresado, el joven accionó un rifle AK-47 contra los presentes. Eran cerca de las 17:40 horas.

La pesadilla fue eterna para muchos de los que se encontraban cerca de él, quienes quedaron traumatizados antes de que fuera abatido él mismo a tiros por policías.

Un testigo aseguró que el tirador, de solamente 19 años, dijo que lo hacía porque ‘estaba muy enojado’.

Primeros objetivos                               

Una mujer, su hijo y esposo fueron los primeros objetivos de Santino, pues lo vieron saltar la valla y portar el arma.

Wendy, la mujer, atendía uno de los stands del festival y al verlo le gritó: “¡No, no puedes hacer eso!”, lo que provocó que el tirador se enfocara en ese stand y abriera fuego en su contra.

Las balas alcanzaron tanto a Wendy Towner como a su esposo Francisco Aguilera, pero una pequeña de 10 años alcanzó a arrastrar al hijo de 3 años de la pareja protegiéndolo debajo de una mesa.

Al caer heridos, el tirador se acercó a ellos y les pregunto: “¿Estás bien?”, a lo que ambos permanecieron callados, fingiendo estar muertos para que Santino se alejara.

Ella resultó con herida de bala en la pierna, mientras que su esposouna bala en la arteria femoral y hombro.

Pero el tirador continuó su objetivo y apuntó hacia Stephen Romero de 6 años y a su madre Bárbara Velázquez Aquirre.

El pequeño Stephen murió y su madre permanece en coma inducido por las heridas.

No