compartir en:

Por Maricela de la Cruz

Acción y suspenso es lo que los espectadores de “La Piloto” viven cada día, y uno de los personajes que hacen posible esta historia es el del agente Baker, quien cobra vida en cada capítulo gracias al actor Rafael Simón.

Para el histrión, “La Piloto” es una oportunidad única para poder demostrar una faceta nueva en su carrera artística y, aunque en la pantalla chica el público sólo ve las escenas finales, hay un gran trabajo y esfuerzo detrás de cámaras.

“Empecé a ver muchos documentales, series y películas donde la temática tuviera que ver con la DEA y la investigación. Traté de mantener algo estándar; sin embargo, al final le di unas pinceladas muy personales”, afirmó Rafael Simón en entrevista con Diario de México Edición USA.

EXPERIENCIA ÚNICA

Para el histrión era importante poder representar con fidelidad cómo se comporta un agente de la DEA, pero también quería darle un toque especial que lo hiciera único; fue a través del carácter que pudo lograrlo. “Al hablar con los directores sentí la necesidad de que el personaje debía ser más cálido.

Poco a poco, a medida que pasa la trama, se observa el lado más humano del agente Baker”, aseguró el actor. Por otro lado, para Rafael ha sido una grata experiencia participar en “La Piloto”, ya que el ritmo de los guiones y la acción que hay en cada episodio lo dejaron fascinado.

“Este proyecto me dio la oportunidad de trabajar un personaje serio, calculador y conservador; yo soy más divertido. El reto fue estructurar y mostrar un lado muy serio para este personaje”, confesó.

El trabajo y el esfuerzo que Rafael Simón ha hecho se ve reflejado en “La Piloto”, donde la mayor satisfacción es la respuesta favorable del público.