compartir en:

Un nuevo caso racial despertó la indignación de una comunidad en Salem Keizer, Oregon.

De acuerdo con medios locales, una profesora sustituta del quinto año de primaria pidió a sus alumnos recitar un juramento de lealtad a la bandera, pero el niño Steven Zendejas no quiso hacerlo, por lo que ella comenzó a hostigarlo gritándole: “Regrésate a México”.

Inmediatamente, el menor pidió permiso para ir al baño, pero en realidad se dirigió a la dirección de la escuela para comentarle al principal lo que había ocurrido.

“El comentario que ese sustituto ha hecho a mi hijo, no es aceptado por ningún miembro de mi familia”, replicó la señora Liliana, madre de Steven.

Hasta el momento se sabe que la maestra ha sido cesará de la docencia en todo el distrito de Oregon. Miembros del colegio reprobaron la actitud de la maestra y aseguran que se encuentran muy decepcionados.