compartir en:

Fue el pasado mes de diciembre cuando un inmigrante fue captado por cámaras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza saltar la valla en Nogales, Arizona, ante el trabajo de detención por parte de los agentes el centroamericano resultó herido.

A casi medio año de lo ocurrido, salieron a la luz menajes racistas por parte de las autoridades fronterizas hacia el guatemalteco Antolín López Aguilar.

De acuerdo con reportes el inmigrante de 23 años, se echó a correr hacia una gasolinera cercana, mientras lo perseguían dos vehículos de las autoridades fronterizas.

Pasaron algunos segundos para que un oficial encontrara a López escondido debajo de un camión, mientras que otro agente que manejaba una camioneta Ford F-150 dio la vuelta a la gasolinera para interceptar al inmigrante si intentaba huir en dirección contraria.

Identificado como Matthew Bowen, aceleró de forma agresiva la camioneta, lo persiguió y golpeó en dos ocasiones con la parte delantera.

Debido a los golpes López tuvo que ser hospitalizado por sus heridas. Luego fue sentenciado a 30 días de prisión por tratar de entrar ilegalmente al país.

Asimismo, Bowen, fue acusado de arrollar al inmigrante y rendir una declaración falsa a sus superiores, según él no estaba seguro de que su camioneta impactara contra el hombre, y en cualquier caso nunca fue su intención.

Dentro del proceso judicial en su contra en la corte de distrito en Tucson (Arizona), salieron a la luz mensajes de corte racista y agresivo contra los inmigrantes enviados por Bowen a otros agentes fronterizos.

Según lo expuesto, el oficial se refiere a los inmigrantes como “escoria”, “repugnante basura infrahumana” que “no merece ni ser astillas para prender un fuego”.

Yes