compartir en:

Tras cometer un robo millonario de botellas de vino a su je multimillonario, Nicolas DeMeyer de 41 años, se arrojó desde el piso 33 de un hotel en Madison ya que tenía pavor de ir a la cárcel.

DeMeyer debía asistir a una audiencia en el tribunal en donde sus abogados lo esperaban luego de obtener un acuerdo de culpabilidad, pero nunca llegó.

Su hermana notificó a las autoridades que el hombre había enviado mensajes de texto alarmantes, por lo que alertó al personal del hotel de que su hermano podría quitarse la vida en cualquier momento y así fue: cuando los oficiales abrieron la puerta de su habitación, hallaron a Nicolas desnudo y sentado en el borde de la ventana, al verlos sonrió y de inmediato se dejó caer al vacío.

El cuerpo de Nicolas se golpeó con un balcón del piso 17 con tanta fuerza, que una parte de él cayó en una terraza del piso 15 y la otra parte hasta la avenida.

El hombre había robado 1.2 millones de dólares en botellas de vino caras y exóticas a su jefe David Solomon, un hombre sumamente adinerado y con quien trabajaba como asistente, ayudándole a transportar el vino vintage de Wall Streeter de Manhattan hasta una bodega en East Hampton.

También puedes ver: ¿Recuerdas a la empleada doméstica ebria? Así la cacharon en más de una ocasión

DeMeyer era un especialista en historia del arte e ideó un plan para robar 500 botellas, de haber comparecido en la audiencia con el acuerdo de culpabilidad podría haber reducido su sentencia de 10 años.

No