compartir en:

El pasado 1 de diciembre, cerca de las 22:30 horas, Eduardo y su madre caminaban sobre las calles de San Vicente Chicoloapan, en el Estado de México, cuando fueron interceptados por unos sujetos que intentaron llevarse sus pertenencias.

Ambos accedieron a entregar los objetos de valor, pero los delincuentes comenzaron a golpear a la mujer, algo que provocó que Eduardo defendiera a su madre de los atacantes.

Como venganza, los ladrones lo rociaron con solvente y luego le prendieron fuego, ocasionándole quemaduras en el 60% de su cuerpo. El joven ahora se encuentra luchando por su vida.

Por medio de las redes sociales, una profesora de Eduardo compartió la situación y condenó los hechos:

“Fue asaltado el día domingo a las 10:30 pm junto con su madre y por defender de los golpes que recibía su madre por estos delincuentes, lo golpearon y no conformes le aventaron un solvente y lo incendiaron dañando considerablemente todo su cuerpo”.

“Éste mi alumno amado siempre tenía una sonrisa, solidaridad y mostraba sus mejores afectos , me hizo un pastel el día de mi cumpleaños y me mostró su mejor parte como ser humano...EDUARDO debe de movernos para decir BASTA! A la violencia y hacer más acciones para vivir en paz. Busquemos ser mejores seres humanos humanizados”.

Yes