compartir en:

Fue el pasado 1 de octubre cuando en Las Vegas, se registró la peor masacre que cobró la vida de 58 personas y dejó a 850 personas heridas.

A tan solo dos años de ese terrible tiroteo que fue ejecutado por Stephen Paddock, este martes se reveló que un hombre que estuvo involucrado en este terrible hecho se declaró culpable.

Douglas Haig, de 47 años, residente de Arizona se declaró culpable de fabricar ilegalmente las balas trazadoras y perforantes que se hallaron en la habitación de hotel donde Paddock realizó el tiroteo.

Informes señalan que Haig vendía por internet e iba a exhibiciones de armas de todo el país con el nombre comercial de Municiones Militares Especializadas.

De acuerdo con informes la fiscalía nunca acusó al hombre de tener previo conocimiento de cómo serían utilizadas las balas y sobre todo lo que sería el tiroteo.

“Doug no tenía ningún indicio de los planes de Stephen Paddock” de abrir fuego contra la multitud congregada en un festival al aire libre, dijo el abogado de la defensa Mark Victor.

Asimismo, el defensor aprovechó su declaración ante el tribunal de distrito de Estados Unidos en Las Vegas para invocar el nombre del tirador. Su cliente declinó hacer comentarios.

“Doug estaba absolutamente devastado cuando se enteró de la tragedia” y de que el tirador era Paddock, al que previamente él le había vendido munición, añadió Victor en su declaración.

Por su parte, Haig reconoció ante el juez de distrito James Mahan que no tenía licencia para desmontar volver a manufacturar y recargar balas en su taller casero en Mesa, Arizona.

Haig cerró su negocio menos de tres semanas después del tiroteo masivo debido a una redada del FBI, aseguró su abogado.