compartir en:

Insultos hacia los afroamericanos hicieron que una sucursal de McDonald’s se convirtiera en un ring de lucha libre cuya grabación fue compartida en redes sociales.

Testigos aseguran que un hombre se burló de algunas personas que se encontraban dentro del restaurante, el motivo fue el color de piel.

Pero testigos aseguran que el sujeto nos solamente lanzó insultos, sino que daba órdenes a los empleados como si él fuese el encargado del lugar, por lo que las personas que se encontraban comiendo se fueron a los golpes.

Una mujer rubia que se encontraba en el sitio intentó defender al sujeto, pero sobre su espalda cayó una de las mesas.

La intensidad de la pelea subió y se desconoce la sanción interpuesta por las autoridades.