compartir en:

Tania Huereca es una joven mexicana egresada de la carrera de comunicación que narró para el portal VICE su historia como trabajadora en el extranjero, asegurando que gana más cuidando niños que ejerciendo su profesión en tierras mexicanas.

Como a casi la mayoría de los estudiantes mexicanos, todos salen con la idea de que su título universitario les aseguraría el éxito profesional y económico, pero tristemente en muchas ocasiones eso es solo un sueño.

“No exageremos. Estoy feliz de poder resolver ecuaciones y saber quiénes son Freud y Marx, pero realmente creo que nos han jugado una broma pesada a los que nos llegamos a visualizar como adultos que alcanzarían la independencia económica ejerciendo su carrera, por el hecho de haberse sentado a estudiar y ser un “licenciado” en algo. Eso no pasa” describió Tania.

Huereca confesó que nunca en sus años posteriores a su graduación pudo ganar más de 12 mil pesos al mes, que son insuficientes hasta para salir a vivir fuera de casa de sus padres. Por ello tomó la iniciativa de migrar a los Estados Unidos en busca de una oportunidad.

En Nueva York Tania obtuvo un trabajo que le permitió ganar mucho más de lo que se habría imaginado y lo único que tenia que hacer era cuidar niños.

“En EU, mi ganancia neta cuidando niños por 45 horas a la semana es equivalente a lo que gana un supervisor en una empresa godínez en México. Y supera cualquier salario que haya recibido en mis casi cuatro años de egresada. Lo mejor es que apenas y es un poco más frustrante de lo que sería terminar en una oficina” agregó.

Tanía además hizo una critica a la llamada generación millenial.

“No sé si sea México en sí. Por ahí solo es muy rara la generación que nos precede, porque pues simplemente creo que resisten a pagarnos bien. He leído un sinnúmero de artículos que repasan uno a uno los defectos de nosotros los, ya despectivamente llamados, millenials. Arrogantes y flojos son de nuestras más mencionadas características: lo queremos todo a cambio de nada.

“O tal vez tienen razón, estamos fallando como nuevos adultos y deberíamos ser más tolerantes a la frustración. Pero simplemente no está bien que (platicando con otros inmigrantes) un paseador de perros aquí se gane más que un doctor primerizo de latinoamérica. Obviamente solo aplica ya transformados los dólares a pesos y para que eso suceda, se tiene que evitar tener gastos de este lado.”

Tania no descarta algún día volver a México pero sabe que su motivación personal es el dinero y disfrutar de su tiempo, por lo que por ahora se dedicará a ahorrar para que cuando llegue el día de regresar, todo haya valido la pena.

Puedes leer la nota completa en: VICE