compartir en:

Muchas veces se dice que lo padres pagan por los pecados de sus hijos y en esta ocasion este dicho desafortunadamente fue real. En el estado de Tabasco, sicarios que buscaban a un presunto huachicolero, pero al no encontrarlo en la casa acribillaron al padre del presunto delincuente.

Esto ocurrió en en el ejido de Zapotal, donde Federico “N”, de 42 años de edad, al salir de su casa fue interceptado por dos motociclistas quienes buscaban a su hijo, que de acuerdo con los vecinos del lugar, tenía cuentas pendientes con los criminales por la venta de gasolina robada mejor conocida como huachicol.

Las primeras investigaciones revelan que el señor Federico fue cuestionado por lo sicarios sobre el paradero de su hijo y cuando él no supo darles la respuesta, los criminales  dispararon sin clemencia en contra del señor que ni la debía ni la temía.

Producto de las múltiples lesiones por las balas, murió en el lugar del ataque ante la presencia del resto de la familia.

Desafortunadamente el señor pagó con su propia vida que su hijo anduviera en malos pasos.

 

No