compartir en:

El pasado mes de diciembre una ciudadana rusa quemó con ácido a un sacerdote en Nicaragua y por ello fue sentenciada recientemente a 8 años de prisión.

La culpable que es identificada como Elis Leonidovna, fue juzgada como culpable de rociar y quemar con ácido sulfúrico la cara de un párroco el pasado 5 de diciembre en la Catedral Metropolitana de Managua.

Por este acto la rusa tendrá que pasar 6 años de cárcel por haber provocado "lesiones graves en perjuicio del padre",  asimismo, pasará otros 2 años en prisión por exponer a otros feligreses al ácido.

Desafortunadamente las heridas provocadas al padre Mario Guevara, no le van a permitir llevar su vida cotidiana producto de las lesiones que sufrió.

El religioso de 59 años ha sido sometido a varias cirugías para recuperarse de los efectos. No obstante, su aspecto luce diferente al de antes y el proceso de curación está inconcluso, pese al éxito de las operaciones, según sus allegados.

Las autoridades aún se encuentran evaluando la situación legal de la hija de 2 años de la rusa que se encontraba bajo resguardo en Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (Mifamilia), luego de que su madre fue arrestada.