compartir en:

Luego de que se diera a conocer que la escuadra tapatía se encuentra inconforme con la “irresponsabilidad” de la directiva, jugadores de las Chivas Rayadas, entrenaron el pasado lunes  con las playeras volteadas, en forma de protesta.

Sin duda alguna, cientos de aficionados se encuentran ilusionados de ver campeón al “Rebaño”, sin embargo, el ambiente al interior de las Chivas no es el idóneo, ya que el conjunto rojiblanco aún sigue esperando el pago que se les prometió el año pasado cuando ganaron el “famosísimo” doblete (Copa y Liga).

A escasas horas de que se lleve a cabo la Final de vuelta de la Concachampions ante el Toronto FC, los futbolistas mexicanos se presentaron el  día de ayer a entrenar con las camisetas al revés, en clara señal de protesta para llamar la atención de los medios de comunicación y mostrar su descontento.

Cabe mencionar, que anteriormente varios jugadores como Rodolfo Pizarro, Ángel Zaldivar, Osvaldo Alanís, Alan Pulido, Orbelin Pineda, Rodolfo Cota,Carlos Cisneros, etc., expresaron a través de Twitter el incumplimiento de la directiva con una fotografía acompañada con el mensaje: “El miércoles va por nosotros, el escudo y ustedes la mejor afición. Queremos otro título!! Afición y jugadores estemos unidos!! Nosotros somos Chivas!! #DirectivaCumplanSuParte”

Te puede ineteresar: 
Promesas fallidas

En su momento se informó que el directivo José Luis Higuera había prometido darle a la los jugadores un pago de casi cuatro millones de pesos (220 mil dólares), pero después de casi  seis meses los tapatíos solo han recibido uno (55 mil dólares). Es decir, quedan tres millones de pesos (165 mil dólares) por pagar a cada jugador.

Pero si fuera poco, los dirigidos por Matías Almeyda, estallaron en coraje el pasado domingo, cuando se preparaban para viajar a Nueva York para enfrentar a los Red Bull, al juicio esta fue la gota que derramó su paciencia.

Se agota la paciencia

Para empezar el traslado estuvo fuera de lo ideal, en lugar de realizar un vuelo directo a la Gran Manzana tuvieron que hacer una escala algo alargada en Houston, provocando que se registraran casi 12 horas de viaje.

Tras estas largas horas de viaje comenzaban a calentarse los humos, pues resulta que no se hizo una reservación a tiempo y el rebaño no tenía donde alojarse, por lo que decidieron trasladarlos a un hotel de concentración en Nueva Jersey algo lejos del Red Bull Arena.

¡Ok…! Esto realmente a cualquiera le molestaría, pero lo que si no se puede perdonar es meterse con la hora sagrada de la comida, pues jugadores también han expresado que su alimentación cada día va mal en peor, señalando que no está acorde a lo que antes recibían.

Te puede interesar: 

Fuente de la imagen: https://twitter.com/Rpizarrot?lang=es