compartir en:

Años de trabajo duro y aprendizaje en un país desconocido llevaron a Enrique a abrir su propio negocio en el continente europeo.

Enrique Casarrubias arribó a París cuando solo tenía 16 años, en donde se dedicó al trabajo como mesero en varios restaurantes de la zona.

Intentó cuatro veces obtener su visa pero fue rechazado y en los lugares en donde laboraba era criticado por los jefes.

Pero el joven no se dio por vencido y continuó abriéndose camino en el mundo de la gastronomía, aprendiendo todo lo que podía de los distintos restaurantes por los que pasaba.

“Después de pasar por muchas cocinas me pregunté: Por qué no hacer un restaurante poniendo valor a la cocina mexicana”, se dijo a sí mismo de acuerdo a una entrevista con Notimex.

Fue entonces que se preparó, concursó y obtuvo en el 2016 el premio “Joven Talento” de la guía francesa “Gault et Millau”, lo que le sirvió para comenzar a invertir en algo propio.

También puedes ver: Actor de Frozen arrebata letrero ‘pro Trump’ a un espectador [VIDEO]

Así fue como en febrero de este año, Enrique abrió su propio restaurante llamado OXTE, situado en París, en donde los platillos franceses son mezclados con recetas mexicanas, algo único en su tipo en aquél país.

Enrique también contrajo matrimonio con una mujer mexicana llamada Montserrat Estrada, quien también se convirtió en chef y repostera.

“Quería crear un restaurante en donde la gente viera que podemos comer una buena comida utilizando chiles, maíz, especias mexicanas. Mi cocina la defino como una cocina francesa en donde pongo en valor lo que aprendí aquí en Francia sin olvidar de dónde vengo. Los platillos que he creado son recuerdos”.

El próximo reto de Enrique es abrir un restaurante en su propio país.

 

No