compartir en:

No solamente en México o en los Estados Unidos los taxis se han vuelto inseguros, desafortunadamente este problema se ha globalizado y ahora cientos de mujeres temen por su integridad al abordar este tipo de transporte. 

Recientemente se dio a conocer la historia de Irina M., quien de acuerdo al reporte de la policía del distrito de Nevsky de San Petersburgo, llamó un taxi a través del servicio de "taxi suerte" el 5 de agosto al medio día. 

La ruta trazada era desde la localidad de Novoselie, a las afueras de la ciudad, hasta su casa en San Petersburgo. Pero en el camino el chofer amenazó y se abalanzó sobre la joven de 28 años con unas barras de metal, abusando sexualmente de ella en las inmediaciones de la estación de ferrocarril Zanevsky. No obstante, el conductor volvió a abusar de la chica unos minutos después en la carretera de Murmansk. 

Tras el acto, el hombre decidió concluir el viaje, pero en el trayecto se percató de que la víctima se intentó comunicar con la policía, así que la empujo fuera del auto cerca de la estación de metro "bolchevique perspectiva".  

Minutos después, el conductor volvió a meter a la mujer en un automóvil y la traslado hasta el destino marcado, pare 'evitar sospechas'.

A pesar de recibir amenazas, Irina contactó a las autoridades para informar sobre el caso, por lo que el agresor ya fue identificado y detenido.

La Fiscalía continúa con las diligencias correspondientes para determinar cómo ocurrieron los hechos. 

Imagen tomada de: https://pixabay.com/es/photos/minsk/