compartir en:

Durante la audiencia de este martes, Tirso “El Futbolista” Martínez Sánchez, realizó múltiples declaraciones en el juicio que se realiza en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán. 

De acuerdo con su propio testimonio Martínez era un distribuidor de cocaína en Estados Unidos, quien detalló que supuestamente trabajaba para cárteles de la droga de México. 

Asegurando que realizaba inversiones millonarias en equipos del futbol mexicano. Argumentando que adquirió diversos equipos de futbol profesional con dinero proveniente del tráfico de drogas, en las ciudades de Querétaro, Celaya, Irapuato, La Piedad y Mérida. 

Después de ser cuestionado por el abogado defensor William Purpura, Martínez precisó que adquirió el equipo Venados de Yucatán entre 600 y 700 mil dólares, y el de Reboceros de La Piedad por 2.2 millones de dólares. 

Posteriormente puntualizó que en 2004 vendió el equipo de La Piedad en 10 millones de dólares. Luego de liquidar a jugadores y empleados, Martínez logró una ganancia neta de cuatro millones de dólares por esa transacción. 

Sin embargo, también mencionó que después de que en 2006 la Federación Mexicana de Futbol descubrió que Martínez, era sospechoso de participar en el tráfico de drogas, este organismo le propuso comprar sus activos por 10 millones de dólares. 

También mencionó que debido a su gustó por este deporte fue conocido como “El Futbolista”, asimismo, Martínez, mencionó que logró obtener ingresos brutos por entre 40 y 50 millones de dólares por sus actividades en el tráfico de drogas tan solo entre 2000 y 2003. 

Donde enfatizó que laboró para los Cárteles de Sinaloa y de Ciudad de Juárez entre 1995 y el año 2003. 

Asimismo, dijo que era aficionado a las peleas de gallos, donde llegó a apostar 100 mil dólares por pelea. Donde también mencionó que perdió entre dos y tres millones de dólares en apuestas que realizaba en palenques de numerosas ciudades en México. 

Martínez también aseveró que su fortuna le permitió adquirir un restaurante en Tijuana, cuatro negocios de venta de ropa, una avioneta, caballos, autos, así como una concesionaria de automóviles en Los Ángeles y un restaurante en el estado de Illinois. 

“Me gasté todo el dinero en apuestas de gallos, caballos, propiedades, autos, casas, fiestas y mujeres”, recalcó Martínez.  

Finalmente afirmó que solo le quedan cinco activos, todos en México: una casa, un rancho y tres terrenos, con un valor de entre 2.5 y tres millones de dólares.

Imagen tomada de: https://pixabay.com/es/f%C3%BAtbol-patada-inicial-inicio-centro-3475163/

No