compartir en:

Por Nadia Venegas

Los transportistas de microbuses y camiones no pueden continuar con su operación después del incremento a la gasolina, afirmó el presidente de la Asociación Mexicana del Transportistas y Movilidad (AMTM), Jesús Padilla Zenteno.

El también presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la Ciudad de México destacó que mantienen las tarifas desde 2013, lo cual hace que la afectación de las alzas que entraron en vigor desde enero sea mayor.

"Muchas empresas ya nos encontramos con problemas serios de liquidez", expresó Padilla Zenteno. "No podemos seguir absorbiendo tantos impactos en tecnología y de la situación que vive el país en materia de energéticos y a nivel mundial financieramente hablando".

La política energética y de liberación de los precios del petróleo ha impactado en cerca del 60%, en comparación con cómo se trabajaba cuatro años antes.

El deterioro de la imagen de las unidades y la mala calidad de servicio son una consecuencia de no tener los recursos suficientes, mismo que se puede agravar en los siguientes meses.

"Esto no se lo puede permitir una ciudad que compite todos los días con las primeras del mundo", mencionó.

Las empresas de transporte de este tipo, que son autobuses, mueven a cerca de tres millones de usuarios al día en diferentes rutas.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad (Semovi), las tarifas autorizadas para microbuses varían de los 4.50 a los 5.50 pesos; mientras que para los autobuses es de 5.00 a los 6.00 pesos.

Ante las peticiones de cambio de unidades para que utilicen gas y contaminen menos, Padilla Zenteno destacó que no es posible hacerla si continúan así los trabajos.

Por separado, el titular de la Semovi, Héctor Serrano, reconoció que aún no se ha logrado un acuerdo sobre el alza de tarifas o subsidios y que podrían tardar hasta tres meses.

"Si nos llevamos dos o tres meses y seguimos en la negociación y buscábamos un equilibrio, que seguramente lo vamos a encontrar con la asistencia de la Secretaría de Finanzas".

Aunque se le cuestionó en tres ocasiones sobre la fecha de entrega, el funcionario omitió responder.