compartir en:

Esta mañana el presidente Donald Trump anunció nuevas medidas para enfrentar el problema del coronavirus y que se tomaron en colaboración con el gobierno, entre ellas destaca el acuerdo de cerrar las fronteras a los turistas mexicanos y las actividades no esenciales.

Fue el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien expuso estas decisiones que entraran en vigor esta media noche, medianoche y con ello también se repatriará a los migrantes indocumentados que crucen por Canadá o México; las labores serán realizadas por la patrulla fronteriza.

Pompeo trabajó de la mano del Secretario de Relaciones Exteriores del gobierno de México, Marcelo Ebrad, y se dijo satisfecho por el trabajo de los mexicanos, expresó que es “un placer trabajar con un socio así”.

Las autoridades estadounidenses aseguraron que la decisión bilateral se tomó para que disminuyan las posibilidades de contagio ante la pandemia de coronavirus COVID-19, sin embargo, aseguraron que no afectarán el comercio y la economía de los estados fronterizos.

El Departamento de Estado había dicho que, durante la conversación, Pompeo y Ebrard “discutieron acerca de la importancia de crear una estrategia uniforme a nivel norteamericano para reducir los riesgos de salud pública en nuestras comunidades y abordar de manera más eficaz los crecientes desafíos de manera conjunta”.

Ebrard dijo que ambos países acordaron proteger “la actividad económica” bilateral, y  “un catálogo” de las actividades “que no deben afectarse”, como comercio, transporte de mercancías, movimientos logísticos que tienen que ver con la actividad comercial.

Las personas que viven en ciudades mexicanas fronterizas y tienen que ir todos los días a trabajar a Estados Unidos tampoco van a resultar afectadas, según el acuerdo.

No