compartir en:

Tal como lo prometió en campaña, y en medio de un ambiente político complicado, el presidente Donald Trump, firmó el miércoles la autorización para la creación del Centro Nacional de Escrutinio (NVC, por sus siglas en inglés), para poner bajo vigilancia extremo a inmigrantes en busca de trabajo o turistas que representen una posible amenaza o puedan ser “peligrosos” para el país, informó la vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

Este nuevo centro corresponde a los esfuerzos que el gobierno de Trump realiza por “mantener” libre de amenaza a Estados Unidos. Tendrá su sede en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), donde se pretende que junto con los departamentos de Estado y Justicia, y las agencias de inteligencia como la CIA, DEA, y el FBI, formen un frente contra individuos que signifiquen un riesgo para la seguridad nacional, fronteriza o pública.

El NVC coordinará todas las funciones de departamentos y agencias, donde integrará toda la información en una sola base de datos para que la identificación de individuos sospechosos sea rápida y efectiva; esta práctica no se limitará a individuos que soliciten Visa o sean inmigrantes legales, también puede afectar a sujetos que estén en proceso de deportación.

El comunicado agrega que lo realizado por este centro, representa un esfuerzo conjunto para tener mayor información respecto a los datos que reciben de las personas interesadas en ingresar a la nación, pero que eso no significa que los  esfuerzos por lograr este objetivo violen los derechos civiles y de privacidad de los individuos.

Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional, será la encargada de nombrar al director del centro, los subdirectores del mismo serán nombrados por Rex Tillerson, secretario de Estado, y Jeff Sessions, secretario de Justicia, respectivamente.

TÉRMINOS AMBIGUOS

En el comunicado que ofreció Huckabee Sanders no se describen los procedimientos que dicho centro llevará a cabo para determinar si una persona es sospechosa o peligrosa, tampoco menciona cuál será el estatus del sujeto una vez que sea identificado como posible amenaza. Esto es preocupante, porque según el discurso oficial, dicho centro tiene por objetivo principal detectar y evitar que terroristas y criminales violentos ingresen al país, pero sin asegurar que los procesos estarán libres de tendencias racistas o proteccionistas.