compartir en:

Una vez más el mandatario estadounidense ha demostrado que está dispuesto a todo para frenar la inmigración ilegal, por tal motivo le pidió al DHS endurecer las reglas contra inmigrantes que piden asilo.

A través de medios nacionales se dio a conocer que el gobierno de Trump les envió nuevas pautas a los oficiales del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en ingles) para que apliquen un enfoque más escéptico y de confrontación con los extranjeros que soliciten ese beneficio.

De acuerdo con The Washington Post, esta medida busca terminar con las “lagunas legales, lo que ha permitido el aumento de cruces fronterizos sin justificación.

“Los funcionarios de asilo desafiarán de manera más agresiva a los solicitantes cuyas reclamaciones de persecución contienen discrepancias”, indica el diario. “Los inmigrantes deberán proporcionar justificaciones detalladas antes de que el oficial pueda concluir que el solicitante tiene un fundado temor de daño si deportados a su país de origen”, se lee en la publicación del medio.

Según Trump y el DHS, las lagunas legales” impiden rechazar a inmigrantes que piden asilo, aunado a que no pueden detenerlos más de 90 días, por lo que son liberados hasta que un juez atienda el caso.

No