compartir en:

Esta semana el gobierno de Donald Trump, tiene previsto dar a conocer una serie de nuevas restricciones a las visas de turistas a mujeres embarazadas para impedir que viajen a Estados Unidos con el fin de dar a luz y que sus hijos tengan derecho a la nacionalidad estadounidense.

Las fuentes del gobierno entrevistadas por The Associated Press, señalaron que con estas medidas será más difícil para una mujer embarazada obtener una visa de turista. Un proyecto de norma impone una dificultad adicional para obtener la visa: convencer al funcionario consular de que se tiene otra razón legítima para viajar a Estados Unidos.

Analistas han sugerido que si hay alguna norma de migración que molesta a Trump son las visas de turistas para mujeres embarazadas, que viajan a Estados Unidos para parir y que su hijo tenga nacionalidad estadounidense.

Por el momento los funcionarios consulares no tienen instrucciones de preguntar a una mujer que solicita visa si está embarazada o tiene la intención de estarlo, pero deberán determinar si una solicitante de visa viaja a Estados Unidos principalmente para dar a luz.

Esta práctica se ha convertido en un verdadero negocio rentable tanto en Estados Unidos como en los países de origen de las mujeres embarazadas.

Empresas estadounidenses hacen publicidad y cobran hasta 80 mil dólares por servicios que incluyen hotel y atención médica. Muchas mujeres rusas y chinas viajan para dar a luz en Estados Unidos.