compartir en:

Residentes de una cooperativa en Upper West Side interpusieron una demanda contra una de las familias, luego de que instalaran una ‘ruidosa’ cancha de baloncesto de madera en el interior de su apartamento.

Pero los miembros de la familia ya han salido a defenderse argumentando que no se trata mas que de una sala de juguetes en donde se colocó un aro de básquet y se pinto el suelo porque les pareció divertido para sus hijos.

Además afirman que los vecinos los ha estado acosando al grado de que ahora se enfrentan al desalojo.

Largo pleito legal

En la demanda, los inquilinos del edificio señalan que la familia combinó dos unidades del séptimo piso en 2014, concluyendo con una cancha de baloncesto.

Pero fue al comienzo del 2015 cuando los Grollman comenzaron a llevar invitados a los juegos que organizaban.

Algunos residentes afirman que son tan ruidosos que incluso parecía qu se encontraban en el Madison Garden Square.

"Sra. Grollman, los miembros de su familia y/o sus invitados participan en juegos de baloncesto que son la causa de ruidos excesivamente altos de decibeles, pisadas y vibraciones excesivas. Cuando el Sr. Levine (uno de los vecinos) se enfrentó a la Sra. Grollman de una manera amistosa, ella le dijo explícitamente que si no le gustaban los juegos de baloncesto, debería irse".

Pero los Grollman continúan defendiéndose y acusan a sus vecinos de sentir envidia y enojo, ya que han instalado seis capas de insonorización para evitarse los problemas.

Hasta el momento la demanda continúa y el futuro continúa siendo incierto.