compartir en:

Recientemente, el número de ataques perpetuados por tiradores ha incrementado en un lapso corto de tiempo, como lo fueron en Ohio, Dayton, El Paso, Odessa y Mydland.

Ante la gravedad de la situación, la cadena de tiendas de autoservicio decidió tomar cartas en el asunto y dar un paso adelante al anunciar que dejará de vender municiones, así como la venta de armas cortas.

Walmart también pidió a sus clientes que no vayan armados a la tienda.

No obstante, la cadena de supermercados no estará conforme hasta que el gobierno haga algo al respecto, pues ha comenzado a presionar para que se promulguen medidas más estrictas que permitan mantener una mayor garantía de seguridad en el tema de las armas de fuego.

Se dejarán de vender también pistolas en Alaska, puesto que en aquella región es posible adquirir este tipo de arma en el super.

Doug Millón, presidente ejecutivo de Walmart habló con respecto a los recientes tiroteos:

“Es una situación compleja que carece de una solución simple, estamos tratando de tomar medidas constructivas para reducir el riesgo de eventos como estos”, aseguró.

En cuanto a porcentajes, Walmart representa el 2% de la venta de armas en los Estados Unidos, así como el 20% en municiones.

Yes